¿SE PUEDE PREVENIR LA VISTA CANSADA?

El ojo es un órgano que entra en la edad adulta muy pronto, en torno a los 12 años, es por ello que a los 40 años podríamos decir que es un órgano “viejecito”, y aparece lo que conocemos como vista cansada o presbicia.

La vista cansada es debida a que el cristalino, una lente dinámica que tenemos dentro del ojo, va perdiendo la capacidad de enfocar a lo largo de nuestra vida y a los 40 años no solemos tener suficiente capacidad para enfocar a distancias mayores de 40cm, es por esto que a partir de esa edad cada vez necesitamos alejarnos más las cosas que queremos ver.
Como hemos dicho la vista cansada es el fruto del envejecimiento normal de una parte del ojo, sin embargo podemos mejorar nuestras habilidades visuales, como el enfoque, en la edad adulta. Numerosos estudios indican que la plasticidad cerebral no sólo es cosa de niños, sino que somos capaces de seguir aprendiendo y adquirir nuevas habilidades en edades muy avanzadas, por ello la terapia visual puede ser una buena herramienta para mejorar el rendimiento de nuestro sistema visual.
Tampoco debemos olvidar que el mundo de las lentes de contacto también ha evolucionado para corregir la vista cansada y en este momento contamos con numerosos tipos de lentillas progresivas capaces de mejorar en gran medida nuestra calidad de vida. Puesto a que se trata de lentes indicadas para personas mayores de 40 años, que en muchas ocasiones padecen problemas de lágrima, se han desarrollado materiales más cómodos y que permiten un uso más cómodo de las mismas.
Tanto la miopía artificial como la vista cansada pueden ocasionar numerosos síntomas como dolores de cabeza, fatiga o cansancio tanto visual como general,  ojos rojos o escozor, etc. que finalmente se traducen en un peor rendimiento laborar y un descenso notable en nuestra calidad de vida.
Son muchas las herramientas que están actualmente a nuestro alcance para prevenir numerosos problemas de salud, por lo tanto, ¡utilicémoslas!

Deja un comentario