¿A PARTIR DE CUANDO SE PUEDE DECIR QUE MI HIJO TIENE ESTRABISMO?

Tu hijo tiene estrabismo si observas una desviación ocular permanente aunque el ángulo de desviación sea variable, y si no ves ninguna posibilidad de alineamiento de los dos ojos, incluso de forma fugaz.

La coordinación binocular es débil hasta los 7-8 meses, así que no hay que alarmarse por una desviación pasajera y de corta duración. Por el contrario, después de los 8 meses aproximadamente, toda desviación es ya anormal y tanto más si es permanente.
Los padres no deben olvidar la importancia del gateo cuando llega ese momento en el curso del desarrollo, ya que es esencial para que los ojos se alineen simétricamente de forma estable. Cuando un niño no ha gateado suficiente es más probable que en el futuro pueda bizquear o no tener una buena coordinación entre los dos lados de su cuerpo y/o de sus ojos.
También te puede resultar de interés: ¿INFLUYEN LAS ENFERMEDADES INFANTILES EN LA VISION?
¡Atención! No se alarme si su hijo observa alguna cosa de cerca y parece bizquear. Solo converge. Es mucho más fácil descubrir el problema de convergencia cuando el niño mira de lejos. Observar el reflejo en la pupila de un punto luminoso: debe estar centrado en la superficie negra de la pupila.
Si el reflejo parece estar descentrado hacia el exterior (hacia la sien) es posible entonces que el ojo presente un exceso de convergencia y manifieste un estrabismo interno. El efecto es inverso en el caso de un estrabismo externo: el reflejo del punto luminoso parecerá descentrado hacia el lado de la nariz.

Deja un comentario