«El abuso de los auriculares adelanta en 20 años los problemas de audición»

«El abuso de los auriculares adelanta en 20 años los problemas de audición»

Cada edad tiene diferentes causas de problemas en la audición, y sobre ellas ha hablado el doctor Juan Carlos Vázquez Barro, Jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Chuac, en una conferencia enmarcada dentro del ciclo Charlas Saludables que organiza la Xerencia de Xestión Integrada de A Coruña con La Voz de Galicia.

¿Se trata de un problema frecuente?

-Tenemos unas 15.000 primeras consultas, de pacientes que acuden por primera vez, cada año, de ellas 5.000 son de niños. Y la hipoacusia -sordera se denomina al grado máximo-, representa el 50 % de esas consultas de niños y el 20 % de las consultas globales de adultos.

¿Sabemos cuidar nuestros oídos? ¿Qué medidas de higiene debemos observar?

-El oído externo produce cera por un motivo, y es que nos protege frente a las infecciones. Por eso, la limpieza debe hacerse por fuera, pero nunca se debe meter un cuerpo extraño, como un bastoncillo, que lo único que hacen es empujar la cera hasta el tímpano y nos deja sin protección.

También hay espráis.

-Podrían utilizarse en casos de una secreción importante de cera. Evitarían tener que acudir con frecuencia al otorrino a hacer lavados si el conducto está ocluido. Pero en casos normales hay que evitar los lavados excesivos.

¿Qué otras conductas pueden afectar a nuestra audición? ¿Es perjudicial el uso de auriculares?

-Sin duda. Una conversación normal tiene una intensidad sonora de unos 50 o 60 decibelios y por encima de los 85 nuestro oído, fundamentalmente el caracol, empieza a dañarse. Con los cascos sucede que sometemos al oído a intensidades sonoras superiores durante bastante tiempo y continuadamente, ya que alcanzan los 130 decibelios. Es un problema que empieza a aparecer ahora pero cuyas consecuencias veremos dentro de unos años. Los adolescentes que abusan de los auriculares, por ahora, no padecen hipoacusia, pero van a desarrollarla con un adelanto de 20 años, a partir de los 45, cuando lo normal es tenerla a los 60 o 65.

Pero estos dispositivos forman parte ya de nuestras vidas…

-Prohibir no se pueden prohibir. El problema está en que cuando uno se pone los cascos lo que quiere es aislarse del ruido ambiente, por ejemplo, del ruido de los coches cuando corres por el paseo marítimo. Y para eso hay que superarlo en intensidad. Por eso los cascos que nos aíslan del exterior son mejores, porque nos permiten escuchar música más bajo. Los dispositivos ya suelen indicar cuáles son los límites aconsejados, pero de todos modos, si el que está al lado es capaz de escuchar nuestra música, es que la tenemos a demasiado volumen.

¿Cómo se detecta una hipoacusia en un recién nacido?

-Tenemos en Galicia un programa de cribado auditivo, de modo que todos los niños que nacen en un centro de Galicia salen con una prueba de audición. Si no pasan esa prueba se les somete a un seguimiento. Un porcentaje muy bajo, de menos del 1 por mil de los niños, desarrollarán una hipoacusia profunda, y a estos habrá que ofrecerles ayudas y, si es necesario, un implante coclear para que puedan tener un desarrollo del lenguaje y social normal. La prueba se realiza a las 48 horas del nacimiento y a aquellos que no oyen se les repite al mes y otra vez a los tres meses. Si la respuesta sigue siendo negativa le sometemos a un programa de diagnóstico y tratamiento.

«Es fundamental mantener las relaciones sociales para no caer en el aislamiento»

Igual que con la edad se va perdiendo visión, existe la presbiacusia, que se suele dar entre los 60 y los 65 años y supone un grave problema sanitario. «La esperanza de vida es cada vez mayor y la pirámide poblacional está como está. Así que cada vez tendremos más casos de presbiacusia», apunta el doctor Vázquez Barro.

¿Cómo detectamos que empieza a fallarnos el oído?

-A los 60 años hay un 10 o un 15 % de la población que lo empieza a notar, pero a los 70 ya es el 30 y a los 75 el 50 %. Los primeros en notar estos problemas no son quienes los padecen, sino sus familiares, por el volumen al que ponen la televisión. Y es muy común oír, pero no entender en ambientes ruidosos. Son los signos claros de alarma. Y si no se trata conduce al aislamiento, a los cambios de carácter.

¿Puede prevenirse?

-Cuanto mejores sean nuestras condiciones de salud y más sanos nuestros hábitos de vida, más tarde aparecerá. Influye que no llegue sangre suficiente o si se es fumador. Y hay que protegerse ante los ruidos, porque nuestro oído está preparado para soportar los sonidos de la naturaleza, no los grandes ruidos que hemos creado.

¿Y tiene remedio?

-Con las prótesis auditivas y en caso de ser necesario, con implantes o cirugía. La tecnología ha avanzado mucho, pero hay que tener siempre presente que nada es perfecto y que la mejor prótesis siempre será peor que la audición por vía normal. Y hay ciertos programas de regeneración auditiva, pero que por el momento están todavía en sus inicios. Y es fundamental mantener las relaciones sociales, aunque cueste, para no caer en el aislamiento.

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es

Deja un comentario